LA CÁMARA: JEAN-LUC GODARD

GodardCineasta y crítico francés (París, 1930). Nacido en el seno de una familia de clase media burguesa y protestante, de padre médico y madre hija de banquero, Jean-Luc Godard, a pesar de sus múltiples manifestaciones radicales expresó su visión del mundo desde el punto de vista de la gente de su clase.

Este itinerario explica, parcialmente, la fascinación ejercida por su obra en gran cantidad de intelectuales, y las reservas que los individuos politizados mantienen respecto a él. Toda su carrera, situada en un periodo crucial de la evolución de las mentalidades se presenta como un largo noviciado en el que “descubre” el cine, la sociología, la politica, la tecnología, la comunicación… Asocia fuertemente al espectador a sus diversas experiencias.

Continuó su formación escolar en Nyon (Suiza) y más tarde en el instituto Buffon en Paris. En 1949 se matriculó en la Sorbona para estudiar Etnología y en aquella época era asiduo de la filmoteca de la Avenida Messine y del cine-club del Barrio Latino. El futuro cineasta conoció a André Bazin, François Truffaut, Jacques Rivette y Eric Rohmer. El mismo año comenzó como crítico colaborador en La Gazette du cinéma (nº 2) bajo el nombre de Hans Lucas, que alternaría con el suyo verdadero en sus artículos. Poco después, empezó a escribir de forma ocasional en Cahiers du Cinéma (nº 8), pero su verdadera actividad de crítico no se inició hasta 1956, entonces colaboraba también en Arts.

François Truffaut recuerda el afán febril del joven Godard ante el saber, hojeando ansiosamente los libros; a menudo veía únicamente trozos de películas, no le gustaban las discusiones y prefería dar opiniones tajantes. De ahí esa curiosa relación con la cultura, llena de paradojas, elipsis y superposiciones que ofrecían puntos de vista a menudo profundos.
En 1954 Jean-Luc Godard se encontraba en Suiza. Trabajó como obrero en la construcción de la presa de la Grande-Dixence. Con el dinero ganado rodó su primera película, un documental de 20 minutos: Opération Béton (1954). Entre 1955 y 1958 realizó cuatro cortometrajes, Une femme coquette (1955), Tous les garcons s’appellent Patrick (1957), Charlotte et son Jules (1958) y Une histoire d’eau (CO Fransois Truffaut, 1958), en las que esbozó su estilo.

En 1959, sobre una idea de François Truffaut inspirada en un suceso real, realizó Al final de la escapada (A bout de souffle). En esta primera película, Godard proponía un estudio crítico del thriller americano. El carácter sin complejos del personaje, interpretado por Jean-Paul Belmondo, el duro montaje de la película, los numerosos falsos ajustes, la visión casi documental de la capital que se desprende atrajeron la atención de la critica sobre el nombre de Godard. Su concepción del género policíaco desconcierta a los aficionados como, más tarde, su simpatía por el marxismo indigna a los dogmáticos.

En sus primeras creaciones, el mundo de los desarraigados, de los gángsters miserables, de las prostitutas, encontró sus fuentes en la atracción que la serie B americana ejercia sobre el autor. De su propia biografía surgen individuos que buscan en si mismos un ideal. El soldadito (Le petit soldat) -prohibida durante tres años por la censura francesa- pone en escena, tras los acontecimientos de Argelia, un desertor pasado al OAS que encuentra el amor y la duda. En 1961, Godard se casó con la actriz principal de la película, Anna Karina . Trabajó en la mayoría de las películas de su marido, de Una mujer es una mujer (Une femme est une femme, 1961) a Made in USA (Made in USA, 1967). Vivir su vida (Vivre sa vie, 1962) constituye una etapa en la producción del cineasta. Basada en testimonios de mujeres de vida alegre, la película, por un curioso distanciamiento de los hechos descritos, un estilo casi documental y el uso del planosecuencia, se aleja de las obras del género. Los carabineros (Les carabiniers, 1963), una metáfora pacifista, representa, después de El soldadito , una nueva luz sobre el estado de conciencia social del cineasta. Rodada el mismo año, El desprecio (Le mépris), para la que reunió a Brigitte Bardot, Michel Piccoli y Jack Palance fue su primera película conseguida. Volvió a tomar el concepto de prostitución piedra angular del mundo moderno, y lo amplió a las relaciones entre hombres y mujeres cineasta y productor.

Con Banda aparte (Band a part, 1964) y Una mujer casada (Une femme mariée, 1964), en un estilo a la vez paródico y “realista”, Godard volvió a la descripción tierna o decepcionada de sus contemporáneos. Pronto, las relaciones entre Godard y Anna Karina comenzaron a deteriorarse, Lemmy contra Alphaville (Alphaville) y Pierrot el loco (Pierrot le fou), rodadas en 1965, llevaban ya las huellas. A través de una alegoría de ciencia-ficción o el brillante relato de un doble derivar, Godard nos cuenta su problema existencial. Hasta Pierrot el loco, se mostró poeta; después, quiere ser sociólogo, elimina lo que le parece demasiado personal en sus creaciones y va simplificando la trama narrativa. Sus películas son experiencias a nivel formal (empleo del plano-secuencia, de amplios movimientos de la cámara, del montaje brusco, de la superposición de imágenes y sonidos, utilización sistemática de recursos gráficos como las letras y anuncios, en tanto que elementos significantes) y ensayos en el plano temático. Masculin-Féminin (1966) robustece la iniciación sociológica de Godard mientras que Made in USA es un poco su nuevo manifiesto estético. Con Deux ou trois choses queje sais d’elle (1967), el realizador efectúa una nueva síntesis de sus preocupaciones a través del doble tratamiento de la transformación de una ciudad y de una mujer, ama de casa que se convierte en prostituta.

En La chinoise (1967) desvió su centro de interés de la sociología hacia la política. Durante el rodaje, se casó con Anne Wiazemski. Con esta película elaboró un documento ficticio que anticipaba con unos cuantos meses de antelación Mayo de 68. Week-End (1967), metáfora cáustica sobre la prostitución por el trabajo y su compensación en el tiempo libre, es una película en la que todos los desajustes están presentes.

Los acontecimientos de 1968 condujeron al realizador a perder pie. Le gai savoir (1968) intentaba esbozar una teoría del cine que conducía a la práctica revolucionaria por la crítica de las imágenes y de los sonidos emitidos por la burguesía, y One Plus One (1969) era una serie de secuencias abiertas sobre los Rolling Stones, las reivindicaciones de los Black Panthers, etc.; ambas son las dos últimas películas en que aún se traslucía el Godard cineasta.

Con el fin de adquirir una conciencia política y hacer cine políticamente, desapareció en tanto que autor para fundirse en un núcleo, el grupo Dziga Vertov . Para este grupo, el cine, asi como su antepasado la fotografía está enfocado según las normas que sirven a los intereses de la burguesía. Se trata de elaborar otros códigos para promover un cine político nuevo. Vent d’Est (1969) reflexión sobre la teoría revolucionaria, Pravda (1969), análisis de la situación checoslovaca tras los acontecimientos de Agosto de 1968, Vladimir et Rosa (1970), pastiche sobre la justicia, son algunas de las películas más representativas del grupo Dziga Vertov, del que formaban parte además de Godard, Jean-Henri Roger y Jean-Pierre Gorin.

Un accidente de moto mantiene al cineasta alejado durante dos años de la escena artística y reflexiona sobre el fracaso de su “período Dziga Vertov”. Todo va bien (Tout va bien, correalizado con Gorin, 1972) representó la vuelta provisional del hijo pródigo a la realización tradicional.

Tras su incursión en política, Godard se interesó por la comunicación y por la tecnología. El video, que le permitió recorrer solo todas las etapas de la cadena creación-producción, era para él el medio por excelencia. Dejó París y se instaló en Grenoble dontre trabajó con Anne-Marie Mieville en Sonimage sociedad de producción audiovisual que mezclaba cine y video. Alli concibió Numéro deux (1975), Comment ça va (1978 [RE 1975]), y Ici et ailleurs (1970-1976), ensayo elaborado a partir de una cinta inacabada ( Jusqu’a la victoire , 1970), que relaciona dos situaciones: la de la Palestina de 1970 y la de Francia de 1975, y su imposible síntesis. Six fois deux (1976), una serie de doce capítulos que trataban del paro, la creación, la conversación, etc. France tour détour deux enfants (1979), otra serie de emisiones sobre el grado de alineación social, linguistica, etc. de un niño y una niña de diez años, fueron televisadas.

En 1979 con Salve quien pueda, la vida (Sauve qui peut/La vie) volvió al cine tradicional. Su pesimismo, bajo una aparente sencillez, se manifiesta más profundo que en tiempos de Week-End : la prostitución, como dinámica social, está otra vez en el centro de sus preocupaciones. De nuevo, la reflexión sobre sus métodos de creación, sus dudas, sus ensayos forman la base de su estilo. En este sentido Pasion (id., 1982) se presenta como el tratado poético de Godard. En él confiesa casi en forma de trabajos prácticos, su filosofía del préstamo cultural unida a una crítica constructiva de las obras del pasado. En Yo te saludo, Maria (Je vous salue Marie) esto lo condujo a hacer un paralelismo de forma un tanto artificial, entre el misterio que constituye su propio trabajo (la película en gestación) y cierta idea de lo sagrado. Con Nombre: Carmen (Prénom Carmen, 1983) y Detective (Détective, 1985), el autor se interesó, como al principio, por el universo de los marginados y por los personajes de serie B que le permitían recordar sus obsesiones: las relaciones dolorosas entre los hombres y las mujeres, la permanencia de la muerte, la circulación del dinero. Por su papel mediador perpetuo, de buscador impenitente, de cuestionador de su época, Godard renovó la estética cinematográfica, las relaciones del cineasta con la producción y las del hombre con su entorno. Desde hace un cuarto de siglo nadie niega su influencia sobre los jóvenes directores.

Filmografía

‘A bout de shouffle’ (1960)

‘Une femme est une femme’ (1961)

‘Vivre sa vie’ (1962)

‘Le petit soldat’ (1963)

‘Les carabiniers’ (1963)

‘Le mépris’ (1963)

‘Une femme meriée’ (1964)

‘Bande à part’ (1964)

‘Pierrot le fou’ (1965)

‘Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution’ (1965)

‘Masculin, féminin: 15 faits precis’ (1966)

‘Deux o trois coses que je sais d’elle’ (1967)

‘La chinoise’ (1967)

‘Week-end’ (1967)

‘Tout va bien’ (1972)

‘Sauve qui peut’ (1980)

‘Prénom Carmen’ (1983)

‘Dètective’ (1985)

‘Histoire(s) du cinéma’ (TV) (1988)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: