ESPECIAL NAVIDAD: GREMLINS

gremlinsManténgalo lejos de las luces brillantes. Nunca lo moje, y lo más importante, por mucho que llore, por mucho que suplique, nunca, nunca debe comer después de medianoche. Con estas misteriosas instrucciones, el joven Billy Peltzer toma posesión de su nueva y cariñosa mascota.

Existe un puñado de películas que, aparte de por su intrínseco valor cinematográfico, más o menos justificado según el caso, gozan de un halo de veneración y respeto por parte de aquellos que crecieron ante sus imágenes, que colocan a estas, dentro de sus respectivas generaciones, por encima del bien y del mal. Aunque este hecho exista desde que el mundo es mundo, y el cine es cine, es a partir de los años 80, con la irrupción del video doméstico en el hogar del prototipo de familia media, acompañado del cada vez más floreciente negocio delmerchandising fílmico, cuando este fenómeno se magnifica y adquiere unas proporciones mastodónticas. De este modo, es difícil encontrar a alguien que creciera durante aquella década al que la mención de alguno de esos títulos, como pueden ser Los Cazafantasmas, La guerra de las galaxias, Regreso al futuro o Aullidospor citar solo algunos de ellos, no desencadene en su mente un caudal de recuerdos y sentimientos, que le retrotraiga a una época ya pasada, donde el poder de fascinación y asombro era mayor.

Gremlins es otra más de las películas que disfrutan de este estatus y la responsable de la existencia de todo un subgénero característico del cine de aquellos años como es el de las cintas protagonizadas por pequeños monstruitos. Estrenada en Estados Unidos el mismo día que Cazafantasmas (Ghost Busters, 1984) de Ivan Reitman, otro de los films ochenteros por excelencia, gran parte de su éxito radica en la perfecta conjunción de los talentos de sus tres máximos artífices. Por un lado tenemos a Chris Columbus, autor del guión, quien dio forma a la historia de la película mientras vivía en un piso de Manhattan infestado de ratones. Por aquellas mismas fechas Columbus asistía en un cine cercano a su domicilio a un ciclo de cintas de terror de la Universal. Ambos hechos acabarían por ser determinantes para la existencia de Gremlins.

El segundo implicado es el llamado rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg, quien amén de ser el mayor impulsor del proyecto, suavizó convenientemente el guión, suprimiendo escenas como aquella que discurría en un McDonald’s, y en la que los duendecillos verdes daban buena cuenta de los clientes del citado establecimiento, y convenció al tercer implicado en discordia, el realizador Joe Dante (1), de que modificara el destino previsto en el libreto para Gizmo, el pequeño y peludo mogwai de orejas puntiagudas y ojos abultados, para que le convirtiera en amigo de los protagonistas, transformándole así en uno de los más carismáticos personajes del cine de los años 80.

Por su parte, Joe Dante, ente guiño y guiño cinéfilo, los cuales, en esta película en particular y en toda su carrera en general darían para escribir un libro, llegando hasta el punto de narrar escenas concretas según los cánones de otros géneros, como puede ser ese prólogo típico del cine negro, o la escena en la cual la madre de Billy se enfrenta a los gremlins recién transformados, la cual parece sacada de cualquier slasher de la época, dotó al conjunto de un característico tono gamberro, convirtiendo la historia, que en su origen era una cinta de terror, en un macabro cuento infantil.

Y como buen cuento infantil que se precie, también encontramos en su argumento una doble lectura, en este caso una ácida mirada a la Navidad y a la sociedad norteamericana. De este modo varios personajes que vendrían a personificar a ésta, como la pareja de policías locales, la huraña anciana, o el personaje interpretado por el entrañable Dick Miller, uno de los actores fetiche de Roger Corman (y de Dante, por extensión), y quien da vida al señor Futterman, un paleto xenófobo que culpa de todos los males al extranjero, recibirán su merecido a través de las trastadas de los gremlins.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: