ESPECIAL NAVIDAD: POLAR EXPRESS

polar

Un niño está acostado, despierto en su habitación, en una nevada Nochebuena, excitado y alerta. Respirando silenciosamente. Casi sin moverse. Esperando.

Está atento a ver si oye un sonido que teme que podría no oír nunca – el tintineo de las campanillas del trineo de Santa Claus. Faltan cinco minutos para la medianoche.

De repente, un atronador estruendo sobresalta al muchacho. Al quitar el vaho de la ventana ve algo increíble – un reluciente tren negro frena estruendosamente justo delante de su casa, el vapor de su potente motor silbando a través del cielo nocturno y de los copos de nieve que caen suavemente. El muchacho sale corriendo, vestido sólo con un pijama y unas zapatillas, y es recibido por el revisor del tren que parece estar esperándole. “Bueno, ¿vienes?”, pregunta el revisor.

“¿Adónde?”

“Al Polo Norte, por supuesto. ¡Éste es el Polar Express!”

Volver a reecontrarse con el cine navideño. Eso es “Polar Express” cine navideño, con todos sus defectos y con todas sus virtudes. Estamos ante un cine que por momentos nos devuelve la infancia para aquellos que hace ya unos cuantos años la dejamos atrás y que mantiene la magia, para los que todavía no han pasado el metro y medio de altura. 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: